21 ene. 2012

Mariano de la Canal, el fan que saltó a la fama

Soy tu fan: la transformación de Mariano de la Canal en celebridad
http://vos.lavoz.com.ar/tv/ Miércoles 18 de enero, 18:56
Mariano de la Canal copó la pantalla desde Soñando por Bailar 2. Hacemos un repaso por los insólitos momentos del fan de Wanda.
Por Cecilia Sánchez

Nos guste o no, a esta altura del partido es indiscutible el ojo clínico de Marcelo Tinelli a la hora de crear personajes mediáticos. Como ejemplo de ello, se puede mencionar a varias estrellas fugaces que tuvieron y tienen sus minutos de fama gracias al conductor: Tito Speranza, Coki Ramírez, Peter Alfonso, entre otros. El más vigente en la pantalla chica es Mariano de la Canal, al que se conoció popularmente como el fan de Wanda Nara.


A fuerza de llantos, polémicas y berrinches, Mariano logró desprenderse de las hermanas botineras y convertirse en una figura en sí misma que prácticamente domina el Soñando por Bailar 2. En las antípodas de su archienemigo Joaquín Starosta -el otro mediático que se hizo famoso de la mano de Ricardo Fort y que también integra el plantel del reality-, el fan destila ternura y torpeza a cada paso, y es mucho más fácil identificarse con él que con el rubio escultural.


Es más, cuando Marcelo Polino lo evalúa en las galas, suele subirle puntos por su performance en el juego y no en el baile, que, convengamos, deja mucho que desear. Al fan le cuestan las coreografías pero sabe llamar la atención: si no le sale, llora; si está traumado con su exceso de peso y su falta de tonificación muscular, entonces se pinta los abdominales para salir a la pista.


Si no le salen las tareas de campo, a la sazón le pone esfuerzo y termina cayéndose de un balancín movido por un caballo. Si lo acusan de algo que no hizo, se desmaya en plena gala de eliminación después de tener un ataque de histeria. Si le atribuyen deseos de acosar a un compañero, toma unas copas de más y se abalanza sobre las chicas después de la fiesta de karaoke.



Y si el periodista y jurado del Soñando, Ángel De Brito, lo hostiga y con justas pruebas, acerca de su supuesto viaje a Italia a visitar a Wanda, el fan redobla la apuesta: aparecen fotos muy dudosas de él con fondos de paisajes mediterráneos. Por supuesto que pocos avalan la veracidad de las imágenes, pero a esta altura a quién le importa. Hasta Zaira Nara se empeña en restarle importancia al tema y trata de superponer el “sueño” de su admirador, que, por supuesto, es la fama.


Esto no termina acá. Ángel De Brito incluso sostiene que Mariano de la Canal ni siquiera es su verdadero nombre, que el chico no es tampoco fan de las Nara, y que todo es producto de un arreglo para imponerse en la televisión. Pero esos son simples detalles que no hacen más que alimentar al monstruo y que, con justa dosificación, mantendrán a este muchacho en la pantalla el resto del verano.